Skip to main content

Autocuidados y su importancia: y tú, ¿Cómo te cuidas?

Los autocuidados son muy importantes, pero en algunos casos, podríamos decir que más. Si tu profesión implica cuidar de otras personas o si cuidas a un miembro de tu familia, tendrás que recargar las pilas. Para poder transmitir energía a los demás, primero es importante recargar la energía propia. Y para, ello, los autocuidados son indispensables.

El Autocuidado, etimológicamente, se presenta conformado de dos palabras: ‘Auto’ Del griego ‘αὐτο’ que significa “propio” o “por uno mismo”, y ‘cuidado’ del latín ‘cogitātus’ que significa “pensamiento”. Por tanto, el significado literal de autocuidado sería el cuidado propio ó el cuidado por uno mismo literalmente.

Te sugiero que te concedas permiso para satisfacer tus propias necesidades; reconoce que esto no sólo mejorará tu calidad de vida, sino también tu capacidad de estar ahí para los que confían en ti.

Las tres claves que debe cumplir el autocuidado son:

  • Darte Permiso: Buscar un espacio de tiempo sin culpabilidad para hacer algo que te guste.
  • Hacerlo una Prioridad: Establecer con que rutina lo podrías mantener.
  • Encontrar estrategias: Hacer un análisis de cuáles son las actividades con las que te gustaría mimarte.

autocuidados

Mis autocuidados preferidos

Vamos a ver ejemplos sobre prácticas de autocuidado, me he permitido el lujo de subrayar las que más practico y disfruto:

  1. Elegir alimentos no procesados y de alta densidad nutricional cada día
  2. Ejercitarte con una actividad que disfrutes y que vayas a cumplir
  3. No fumar
  4. Escuchar a tu cuerpo, él te da señales cuando algo no anda bien
  5. Tomar pausas durante el día (10-30 min) para relajarte y centrarte
  6. Dormir adecuadamente (tiempo y calidad)
  7. Ser agradecido y mantener una actitud positiva
  8. Reír y conectar con otras personas
  9. Regálate un masaje, una manicura o algo similar
  10. Asiste a un espectáculo de comedia
  11. Escucha alguna canción que te reconforte
  12. Haz media hora de estiramientos o yoga
  13. Sal a bailar.
  14. Toma algún zumo de frutos rojos. La visión del líquido rojo oscuro en la copa desencadenará una respuesta de relajación
  15. Da un paseo por la naturaleza

Programa tus actividades de autocuidado con igual rigurosidad que las otras responsabilidades. Poco a poco se convertirán en un hábito. Considéralo como el combustible esencial para que todo lo demás sea posible.

Referencias bibliográficas por si quieres ampliar información: Se amable contigo mismo. Kristian Neff

¿Te ha gustado este blog? ¿Te surgen dudas acerca de los autocuidados y de como programarlos en tu día a día? Si es así, no dudes en escriberme y lo hablamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *